Hijos con altas capacidades

Hijos con altas capacidades

Muchos padres y madres sospechan de altas capacidades en sus hijos, pero no siempre éstas se confirman, ya que hay que diferenciar entre niños precoces (respecto a su edad cronológica), niños con talento en ciertas áreas (música, dibujo, etc.) y niños con altas capacidades.

Los niños con altas capacidades muestran una gran curiosidad intelectual y una gran necesidad de aprender y profundizaren diferentes temáticas (incluso en cuestiones morales) desde edades muy tempranas, lo que, a su vez, les facilita adquirir extenso vocabulario. Suelen tener desarrollo avanzado en los diferentes ámbitos evolutivos (caminar, hablar, etc.), un alto nivel de actividad y una capacidad precoz para diferenciar entre la realidad y la fantasía. Por otro lado, tienden a ser personas que primero observan y después actúan según un plan lógico derivado de su análisis previo de la situación. Además, suelen ser personas sensibles y empáticas que pueden llegar a ser muy críticas y que, cuando se sobrecargan con sus sensaciones, se pueden volver reservadas. Suelen, por tanto, ser personas resolutivas, sensibles, empáticas, con alta inteligencia emocional, observadoras y analíticas.

Es conveniente saber que existen ciertas dificultades relacionadas con los niños con altas capacidades. Entre ellos, se encuentran:

  • Tendencia al aburrimiento en el aula debido al desarrollo intelectual precoz. Algunos de los síntomas de alerta de esta desmotivación pueden ser: preguntar menos, interactuar poco con el profesor, bajar el rendimiento académico, no acabar sus tareas, mostrar quejas frecuentemente, etc.
  • Perfeccionismo asociado a la poca flexibilidad, a la alta competitividad y a la intolerancia a la frustración. Los síntomas de alerta pueden ser: que nunca dé por acabada una tarea, no sentirse satisfecho con lo realizado, autocríticas poco realistas, metas inalcanzables, irritabilidad, ansiedad, etc.
  • Dificultades de socialización, ya que suelen ser vistos Como personas diferentes debido a su creatividad y a su estilo y ritmo de aprendizaje. Los síntomas de alerta pueden ser: relacionarse solo con adultos o con pocos compañeros de clase, mostrarse extremadamente tímido, mostrarse orgulloso y despreciar a sus compañeros, no participar en las actividades del recreo, etc.
  • Conflictos personales y carencia de seguridad relacionada con los desajustes entre el desarrollo cognitivo y emocional, ya que estos son independientes. Los síntomas de alerta pueden ser: muestras de tristeza, cambios bruscos de humor, inseguridad, reacciones fuertes ante acontecimientos sociales o personales, etc.

En el Centro de Psicología Neos entendemos que las dificultades previamente mencionadas no son características genéricas que puedan aplicarse a todos los niños con altas capacidades, pero, en el caso de que aparezcan, pueden dificultar la correcta adaptación social y emocional de estos niños, por lo que, en estos casos, sería recomendable comenzar una psicoterapia.