Terapia de Familia en Bilbao

La terapia de familia es un proceso de tratamiento que tiene como objetivo restablecer el equilibrio dentro de la familia y resolver aquellos conflictos que puedan tener en un momento determinado.

 

Es importante aclarar que la terapia familiar no busca encontrar culpables, sino que trata de implicar a todos los miembros, para enseñarles a cambiar patrones de comunicación o conducta y, crear así, dinámicas familiares más positivas y conseguir un mayor bienestar para todos.

 

En ocasiones, puede ser un solo miembro quien muestre los síntomas o el “problema”, pero es importante analizar el funcionamiento familiar global y poder trabajar el papel que juega cada persona dentro la familia.

 

En función de las necesidades terapéuticas, las sesiones podrán ser tanto individuales, como en pequeños grupos, o toda la unidad familiar. La frecuencia de las sesiones, la determinará el terapeuta en cada momento

Confía en nuestro equipo

Realizamos tratamientos personalizados para todas las edades.

Terapia online y presencial según tus necesidades.

Preguntas Frecuentes sobre nuestra Terapia de Familia

¿Cuántos miembros deben acudir a las sesiones?

La terapia familiar reúne a varios miembros de la familia para las sesiones de terapia. El terapeuta decide quien o quienes acuden a cada sesión en función de la necesidad terapéutica del momento. Se puede trabajar en sesiones con todos los miembros, con varios miembros (en subgrupos) o incluso en sesiones con un solo miembro de la familia.

¿Qué ocurre si algún miembro no quiere acudir?

Para que un proceso psicoterapéutico sea efectivo, es necesario que se acuda voluntariamente, por lo que, si uno de los miembros de la familia no quiere acudir a las sesiones, no se le forzará y se trabajará con el resto de los miembros. Además, según el enfoque sistémico, el proceso de terapia se enfoca en las relaciones y la familia se considera un conjunto de personas en interacción por lo que, al promover un cambio en un solo miembro, se logrará un cambio en el resto de los miembros ya la vez, en su conjunto. Por lo que basta con que el padre o los padres acudan a un proceso para que puedan beneficiarse ambos (padres-hijo).