Acompañamiento en Procesos de Adopción e Infertilidad

La decisión de algunas personas de tener un hijo, puede verse truncada por la imposibilidad de engendrarlo. En el Centro de Psicología Neos consideramos que este acontecimiento marca la vida de las personas y, por eso, acompañamos en el proceso de asumir esa situación y elaborar el duelo y el dolor que supone ser consciente de esa realidad.

 

Cuando se llega a esta situación, se presenta un abanico de opciones que la persona debe decidir. Entre estas opciones, se encuentran las siguientes:

 

1) la opción de intentar tener un hijo mediante técnicas de reproducción asistida. Son una buena opción con un alto índice de éxito, pero el proceso es muy duro y desgasta mucho a nivel emocional, tanto individualmente como en la relación de pareja.

 

Muchas veces, una persona o pareja se adentra en este proceso sin ser consciente de lo difícil que es  y la cantidad de emociones desconocidas que va a sentir. Es importante poder trabajar con la persona cómo se va sintiendo y cómo se va adaptando a los cambios que se producen en este proceso, para poder vivirlo de una manera sana, adaptativa y con el menor desgaste emocional posible.

 

2) otra opción es adoptar un hijo. En estos casos, se suele vivir con mucha angustia e incertidumbre la espera porque estos procesos conllevan largas demoras. A lo largo de este proceso, es fundamental tener apoyo psicoterapéutico para elaborar las emociones de desesperanza y frustración que pueden surgir, y trabajar las expectativas que se tienen acerca de la maternidad o paternidad y que no siempre coinciden con la realidad.

 

Es importante saber que puede ser el menor quien necesite ayuda psicológica para elaborar todo lo que ha vivido hasta el momento de ser adoptado (es frecuente que tengan recuerdos negativos del periodo anterior a la adopción), y que necesiten ayuda para trabajar los miedos relativos al abandono que los niños adoptados casi siempre tienen.

 

La adopción es un proceso de adaptación mutua: los padres tienen que conocer y acostumbrarse al nuevo hijo, y el nuevo hijo también debe adaptarse a la situación de tener padres e ir conociéndose unos a otros.